Propiedades medicinales de la planta de eucalipto

  •  
  •  
  •  
  •  

El género eucalipto comprende una gran variedad de especies arbóreas, las cuales son utilizadas ávidamente en la industria maderera y papelera, pero también tienen un valor medicinal importante. El aceite esencial obtenido de las hojas de esta planta contiene eucaliptol, un componente que puede ayudar a combatir los dolores musculares y articulares, así como las congestiones nasales e infecciones respiratorias. Conoce más sobre esta planta oriunda de la flora australiana.

La planta de eucalipto

Los eucaliptos son plantas de gran envergadura y de porte recto, pudiendo llegar a medir en su adultez hasta 60 metros de altura. Dentro del género eucalipto, la especie Eucalyptus globulus, también conocida como eucalipto común o eucalipto azul, es a la que se le atribuye un mayor número de propiedades medicinales.

El eucalipto común es natural de Australia y Tasmania, así como la inmensa mayoría de las especies de eucaliptos que pertenecen a la familia Myrtaceae. La capacidad de crecimiento y de absorción de la humedad de los suelos, hizo que se comenzara a cultivar esta planta arbustiva por todo el mundo para explotarla con fines industriales. Los bosques de eucalipto se encuentran fundamentalmente en regiones húmedas y pantanales, ya que estos suelos poseen la cantidad de agua que necesitan para su proliferación. Pero también se pueden encontrar como planta ornamental en jardines o patios caseros.

El uso del eucalipto como remedio natural no es tan antiguo como el de otras plantas medicinales, debido a que no se comenzó a utilizar de forma terapéutica hasta mediados del siglo XVIII. Sin embargo las aplicaciones de la hojas de eucalipto en la fitoterapia son bastante amplias, fundamentalmente centradas en sus tres propiedades principales: expectorante, antinflamatorio y antimicrobiano.

Hojas de eucalipto

Hojas de eucalipto

Componentes de la planta de eucalipto

Las hojas de eucalipto son las que contienen la mayor parte de los principios activos de la planta. Son ricas en aceites esenciales (cineol y eucaliptol mayormente, pero también contienen limoneno, alfa-pineno, p-cimeno), además de poseer numerosos ácidos (como cafeico, gálico, clorogénico, elágico, etc.), flavonoides (eucaliptina, quercetina, rutina, etc.) y taninos.

Te puede interesar:  El mijo, un cereal reconstituyente y nutritivo

Beneficios medicinales del eucalipto

La planta de eucalipto tiene numerosas propiedades curativas y cada día se descubren nuevas, pero las más reconocidas corresponden al tratamiento de las enfermedades respiratorias. Es considerado en la actualidad el árbol por excelencia para el aparato respiratorio por sus propiedades expectorantes, antitusivas, antimucolíticas, antimicrobianas y antisépticas. No es de extrañar entonces que el aceite de eucalipto sea ingrediente de numerosos jarabes y pastillas para masticar, que se producen y comercializan de forma comercial.

Enfermedades de las vías respiratorias: El eucalipto se utiliza para tratar casi cualquier enfermedad de las vías respiratorias, como la gripe, los constipados, el asma, la sinusitis, la bronquitis, la faringitis, la rinitis o la traqueítis. Las propiedades antisépticas y antimicrobianas de las hojas ayudan a combatir y mantener a raya las infecciones del aparato respiratorio. Además colabora a desinflamar las amígdalas y a reducir la tos seca irritativa que afecta comúnmente los bronquios. También las propiedades expectorantes y antimucolíticas del eucalipto son excelentes, se deben al eucaliptol que trabaja directamente sobre las secreciones pulmonares, fluidificándolas y evitando su acumulación en los pulmones.

Antigérmenes: El eucalipto tiene tres propiedades muy importantes para hacer frente a diversos microorganismos presentes en el cuerpo como bacterias, estafilococos y hongos. Funciona como bactericida eliminando un amplio espectro de bacterias, como bacteriostático inhibiendo su crecimiento posterior y además es un potente antimicótico o fungicida, por lo que elimina varias variedades de hongos como los de la especie Candida.

Antifebril: El eucalipto posee propiedades antipiréticas por lo que puede tratar la fiebre de una manera sintomática, haciendo disminuir la temperatura corporal de una forma natural y segura.

Te puede interesar:  El orégano, un condimento medicinal

Antidiabético: Recientemente se ha descubierto que el eucalipto puede tener también propiedades hipoglucemiantes, muy útiles cuando se quiere controlar la diabetes o prevenir su aparición en pacientes resistentes a la insulina. Esta propiedad medicinal es menos conocida y debería ser consultada siempre con un especialista.

Enfermedades de la piel: El aceite esencial de eucalipto también puede ser aplicado de forma tópica para aliviar afecciones comunes de la piel. En este sentido puede favorecer la desinfección y cicatrización de heridas, llagas, cortes o arañazos de poca envergadura. Para reducir las lesiones que provoca el acné como espinillas, barros o granos, también resulta bastante eficaz por su acción antiséptica y astringente.

Afecciones bucales: Al igual que muchas formas farmacéuticas el eucalipto posee cineol, el cual es muy efectivo para mantener una adecuada higiene bucal. Este compuesto presente en el aceite esencial de eucalipto ayuda a eliminar el mal aliento y de forma tópica puede tratar la estomatitis, la gingivitis y la piorrea.


  •  
  •  
  •  
  •