El oso polar, un superdepredador depredado

  •  
  •  
  •  
  •  

La región ártica es el hábitat de uno de los mamíferos terrestres más grades y letales de todo el hemisferio norte: el oso polar. Este depredador natural es un carnívoro en toda regla, ya que devora todo tipo de animales árticos y solo ingiere una ínfima porción de vegetales durante la estación estival. A pesar de no tener otro rival que le supere en su hábitat, el oso polar se encuentra en peligro de extinción por la disminución tan vertiginosa que han tenido sus poblaciones en los últimos cincuenta años. Por esta razón fue incluido en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) desde 1982 y en la actualidad permanece etiquetada como vulnerable. Conozcamos más sobre las características, hábitat, alimentación y reproducción de los osos polares.

Oso polar

Oso polar

Características del oso polar

El oso polar es conocido también como el oso blanco por el pelaje blanquecino que recubre su cuerpo, sin embargo su nombre científico es Ursus maritimus. Lo que resulta realmente curioso de estos mamíferos es que el pelo que recubre sus cuerpos no es realmente blanco sino traslúcido, el color blanco es solo el resultado del efecto óptico que causa el reflejo de la luz solar sobre ellos. El aspecto de estos osos también colabora como parte de un mecanismo natural de depredación de la especie, que le permite camuflarse muy bien en la nieve para acechar a sus presas.

Existen muchas características de la anatomía de los osos polares que les permiten a estos animales regular el calor corporal en los fríos inviernos glaciales (donde las temperaturas pueden descender a -50 º F). Dentro de ellas se encuentra el tamaño reducido de sus orejas y cola, que le ayudan a retener el calor en los extremos del cuerpo. La piel que se esconde bajo el pelaje es de color negra, lo que les permite absorber mejor la luz solar durante el día. Mientras que bajo la dermis se encuentra una capa adiposa muy gruesa, que también lo protege de las bajas temperaturas. Y por último no podemos dejar de mencionar el denso pelaje que lo forra, que funciona también como un excelente aislante térmico.

Te puede interesar:  El oso panda, un carnívoro herbívoro

Los osos polares tienen un cuerpo más esbelto que otras especies de osos y unas patas mejor desarrolladas. Estas características le ayudan a desenvolverse en la nieve, además de permitirle caminar y nadar largas distancias. Aunque son considerados por definición mamíferos marítimos, la posibilidad de desplazarse por un entorno terrestre y marítimo al mismo tiempo, convierten a estos osos en una especie muy versátil.

A pesar de que miles de años de evolución los han dotado de herramientas para manejar un clima tan extremo como el del ártico, estos animales también pueden vivir en regiones tropicales cuando se encuentran en cautividad.

El tamaño y peso que alcanzan los osos polares en su adultez es increíblemente significativo. En general un macho puede medir hasta 2.5 metros de longitud y pesar entre 350 y 700 kg, aunque hay ejemplares que han sobrepasado los 1000 kg. Las hembras pesan aproximadamente la mitad de los machos y también tienen una estatura menor que estos.

Distribución del oso polar

El área de distribución de los osos polares se encuentra reducida a las zonas heladas del hemisferio norte. En el medio polar es donde se encuentra distribuido el ecosistema que da sustento a la especie, por lo que la desaparición de su entorno pone en peligro su supervivencia. Solo cinco países poseen esta especie de osos: Noruega, Groenlandia, Rusia, Canadá, y Alaska (EE.UU).

Hábitat natural del oso polar

El hábitat del oso polar es un bioma caracterizado por un subsuelo helado durante la mayor  parte del año. Aún en verano la región polar tiene una vegetación arbórea de bajo crecimiento, que es conocida como tundra (en ruso significa llanura sin árboles). La infertilidad de los suelos en estas latitudes se debe en gran parte a la hostilidad del clima y al estrés que provoca en la vegetación el inclemente frío polar.

Alimentación del oso polar

Los osos polares son una especie esencialmente carnívora, aunque tienen la posibilidad de consumir plantas como otras especies de osos no las incluyen muy a menudo en su dieta.

Te puede interesar:  Animales en peligro de extinción

Sus presas predilectas son en primer lugar las focas (son su principal alimento), seguidas de las belugas, las morsas y varios tipos de aves marinas. Pueden cazarlas en el agua donde pasan la mayor parte del tiempo, aunque también las atrapan en el medio terrestre, ya sea en el suelo o en el hielo. Además pueden valerse de su agudizado sentido del olfato para rastrear las crías de estos animales, cuando se encuentran protegidas bajo el hielo.

Reproducción del oso polar

Los osos polares tienen una tasa de reproducción bastante baja e inconstante. Solo tienen un nacimiento cada tres años y pueden dejar de reproducirse durante un período de tiempo más prolongado si sienten que las condiciones climáticas o de alimento no son propicias para la gestación. La corta esperanza de vida y la baja tasa de reproducción de la especie, son responsables de que una hembra no tenga más de cinco camadas durante toda su vida adulta.

Oso polar y osesnos

Oso polar y osesnos

Solo las hembras son capaces de hibernar durante el tiempo que pasan gestando a sus crías. Antes de la hibernación se aseguran de acumular grandes cantidades de grasa en su cuerpo, que servirán de reserva energética para alimentar a los embriones mientras dura el invierno y no son capaces de alimentarse.

Los cachorros pueden permanecer con la madre hasta los dos años y medio de vida, aprendiendo durante este tiempo a conseguir alimento y a sobrevivir en un hábitat tan hostil.

Peligro de extinción del oso polar

A pesar de encontrarse en lo más alto de la cadena alimenticia de su hábitat, los osos polares tienen un enemigo natural histórico: el hombre. Durante cientos de años las poblaciones de osos polares han sido diezmadas por los habitantes del ártico, ya sea por el valor de sus pieles o de su carne. También se han cazado como deporte de riesgo por una minoría elitista, debido a lo inspirador que puede resultar aniquilar a un superdepredador de tanta envergadura.

Unida a la caza indiscriminada que han sufrido estos animales durante años también se encuentra la amenaza creciente hacia su hábitat, como resultado del cambio climático del planeta. Los efectos del aumento de la temperatura en el sistema climático de la Tierra son más devastadores en la zona ártica, por lo que los osos polares ven cada vez más amenazado su ecosistema vital.

Te puede interesar:  La ballena azul, la especie más grande de la historia

De las 19 poblaciones conocidas de osos polares, 5 se encuentran actualmente clasificadas como vulnerables y en consecuencia esta especie ha pasado a formar parte de la lista Roja de especies amenazadas de la UICN. Las estimaciones del año 2008 calculaban un total de 25000 individuos viviendo en libertad, pero al ritmo actual de extinción se prevé que más de la mitad de los osos polares que quedan podrían desaparecer en un período de cincuenta años.


  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *