El mijo, un cereal reconstituyente y nutritivo

  •  
  •  
  •  
  •  

El mijo es uno de los cereales integrales más saludable que existe hoy en día, además de ser un poderoso alcalinizante y remineralizante. Sus virtudes se deben a la balanceada composición de vitaminas, minerales, fibra vegetal, proteínas e hidratos de carbono que posee. Durante años este cereal sin gluten fue relegado a la alimentación de las aves o pasaba desapercibido dentro de recetas básicas de la cocina o la panificación, pero en la actualidad está alcanzando el protagonismo que merece. Descubre el increíble valor nutricional de este cereal y cómo se utiliza de manera terapéutica en la medicina natural.

Características del mijo

Los cereales de semilla pequeña conocidos por el nombre común de mijo, pertenecen a la familia Panicoideae. Todas las especies de este cereal sin gluten tienen en común sus características energéticas y alto contenido de nutrientes. La especie de mijo común (Panicum miliaceum) será a la que nos referiremos en este artículo, aunque existen otras en la familia que también poseen gran importancia económica como el mijo perla o el mijo menor.

Desde hace varios cientos de años el mijo es una fuente de alimentación importante en el continente asiático y africano, por su alto contenido de carbohidratos que lo convierten en un cereal de gran aporte energético. Unido a esto se encuentra el hecho de que su cultivo es bastante sencillo, el grano es de crecimiento rápido, y resistente a plagas y a cambios climáticos. El mundo Occidental ha sido más renuente a su inclusión en la dieta básica, aunque en los últimos años este criterio ha ido cambiando poco a poco, y muchas personas comienzan a beneficiarse de su consumo.

Semillas de mijo

Semillas de mijo

Valor nutricional del mijo

Ya mencionábamos al inicio que el valor nutricional del mijo está determinado por su aporte de vitaminas, minerales, fibra, proteínas y carbohidratos.

El mijo es una fuente importante de vitaminas del complejo B, las cuales intervienen en el funcionamiento glandular, del sistema nervioso, del inmunológico y en la obtención de energía por el cuerpo. En este cereal sin gluten se encuentran balanceadas las dosis de tiamina, niacina, riboflavina y ácido pantoténico. El aporte de vitamina A, C, D y E es menor.

Te puede interesar:  La Melisa y sus propiedades calmantes

En cuanto a los minerales y oligoelementos, tenemos que destacar concretamente al magnesio, el hierro y el fósforo. El mijo contiene más magnesio que cualquier otro cereal conocido. El magnesio es un mineral necesario para el funcionamiento del sistema óseo  y la obtención de energía del cuerpo, además de su acción como agente alcalinizante para el organismo.

La cantidad de hierro presente en el mijo es también significativa, aunque el aporte no es muy diferente a la de otros tipos de cereales como ocurre con el magnesio. Mantener las cantidades de hierro necesarias en el organismo es fundamental en pacientes anémicos o con deficiencia de este mineral. En cuanto al fósforo los porcentajes que aporta el mijo son también bastante elevados, colaborando en los procesos vitales del cuerpo y aportando gran cantidad de energía para tratar situaciones de fatiga o de cansancio extremo.

No podemos dejar de mencionar al resto de los minerales, cuyo aporte convierten al mijo en una fuente rica en estos micronutrientes. Concretamente encontramos también en este cereal sodio, calcio, potasio, zinc, selenio, cobre y manganeso.

En cuanto a las cantidades de fibra vegetal que contiene el mijo tenemos que decir que son abundantes, superando a muchos otros cereales, entre ellos el arroz. El consumo de fibra es esencial para el organismo, ya que aporta pocas calorías, mientras que ayuda a disminuir los niveles de colesterol, glucosa y ácidos grasos en la sangre.

El contenido proteico del mijo lo convierten en un cereal muy nutritivo, posee alrededor de nueve tipos de aminoácidos esenciales para el cuerpo, en cantidades adecuadas para su absorción. A pesar de esto es conveniente combinar este cereal con otros alimentos como las legumbres para obtener una proteína de alto valor orgánico.

Te puede interesar:  La valeriana, un conocido sedante natural

Y por último no podemos dejar de hablar de los hidratos de carbono que posee el mijo. El aporte energético importante que provee este cereal está determinado en gran medida por su alto contenido de carbohidratos, los cuales además brindan energía de calidad al cuerpo por su acción hidrofílica.

Propiedades medicinales del mijo

Las propiedades medicinales del mijo vienen determinada por su composición y valor nutricional. Su alto contenido en vitaminas y minerales resulta muy beneficioso en el tratamiento de diversas patologías o condiciones como son la anemia, la astenia, la fatiga, el desgaste intelectual, el estrés, los dolores musculares, los problemas inflamatorios, entre otros.

Lactancia y embarazo: También los períodos de gravidez y lactancia materna que demandan un mayor número de nutrientes del cuerpo, pueden extraer numerosos los beneficios de este cereal.

Obesidad y diabetes: Al ser un cereal tan rico en fibra puede ser incluido en la dieta de personas con sobrepeso o diabéticas. La fibra vegetal provoca saciedad sin mucho aporte calórico y además ayuda a regular los niveles de la glucosa libre en sangre.

Intolerancia al gluten: Las personas celíacas no pueden incluir en su dieta cereales con gluten (como la avena, el trigo, la cebada y el centeno), pero si pueden consumir mijo. El aporte nutricional de este cereal no decepciona y no contiene las prolaminas tóxicas que afectan a las personas que padecen esta enfermedad crónica.

Sistema nervioso: El sistema nervioso central es uno de los que más se beneficia con las grasas cardiosaludables (mayormente monoinsaturadas y poliinsaturadas) que posee el mijo. Unidas a los ácidos grasos esenciales, las grasas saludables ayudan a estimular la transmisión sináptica en el cerebro. Sus beneficios se han demostrado en el rendimiento intelectual de personas sometidas a grandes esfuerzos mentales, o con estados de hiperactividad, cansancio, estrés y depresión, los cuales usualmente inhiben el óptimo funcionamiento de los neurotransmisores cerebrales.

Te puede interesar:  La ortiga, más allá de sus propiedades urticantes

Anticancerígeno: El mijo es valorado especialmente por su acción alcalinizante sobre el cuerpo. Como uno de los mejores cereales alcalinos que existe, es capaz de neutralizar el impacto de los ácidos en el organismo, estabilizando el pH en sangre. Estos beneficios se aplican en el tratamiento de diversos tipos de cáncer, ya que al estar más oxigenadas las células se debilitan las de tipo cancerosa.


  •  
  •  
  •  
  •