Razones para tener manzanilla en casa

  •  
  •  
  •  
  •  

Si me preguntaran cuál planta medicinal no puede faltar en mi jardín, yo diría sin pensarlo dos veces que la manzanilla. Igual que tantas otras personas no me puedo resistir a todas las bondades de una infusión de manzanilla, como tampoco a su exquisito aroma y a su relajante sabor. No en balde es una de las infusiones más populares en la actualidad en las terapias naturales. Ya verás que cuando conozcas todos los remedios naturales que puedes preparar con manzanilla te animas a sembrarla tú también, aunque sea en una pequeña maceta.

La planta de manzanilla

La planta de manzanilla común o romana (Chamaemelum nobile), es una especie endémica de Europa. Su proliferación ocurrió rápidamente debido a su resistencia climática, primero por todo el contiene europeo, luego el asiático y por ultimo américa, donde crece en abundancia en la actualidad, mayormente en prados y tierras de pastoreo.

Existen varias variedades de manzanilla, siendo las más comunes la romana (es la que predomina en Latinoamérica.) y la alemana. La planta es una hierba aromática perteneciente a la misma familia de las margaritas (de ahí la similitud en la morfología de sus flores).

Esta planta aromática se puede obtener en forma de infusión o bolsas de té, así como también como ingrediente principal de aceites esenciales, lociones, cremas o cápsulas. La presentación más saludable y natural es por supuesto la infusión de manzanilla.

Sus beneficios no se limitan solamente a la medicina naturista, sino que también es muy demandada en la industria cosmética para la preparación de lociones, cremas y champús.

Planta de manzanilla

Componentes de la manzanilla

Los componentes presentes en la manzanilla son numerosos, de ellos derivan sus propiedades medicinales y  organolépticas. Dentro de los principales constituyentes que tiene esta planta se encuentran un gran número de aceites esenciales (azuleno, camazuleno, alfa-bisabol, proazulenos, matricina, y otros), ácidos grasos (palmítico, oleico y linoleico, etc.), flavonoides (quercetina, apigenina, rutina, patuletina, jaceidina, y otros), taninos, vitamina C, β-carotenos, triptófano, fructosa, galactosa, glucosa y mucílagos.

Te puede interesar:  El ajenjo, ¿letal o beneficioso?

Propiedades medicinales de la manzanilla

La fitoterapia reconoce a la manzanilla como una planta medicinal con muchas aplicaciones en el tratamiento de diversos síntomas y enfermedades comunes. Esta planta tiene potencialidades que la hacen única como su amplia distribución, su economicidad, la variedad de presentaciones en que se comercializa y sobre todo las numerosas propiedades medicinales que trae consigo. Su uso se puede dividir en interno (si se ingiere) o externo (si se aplica de forma tópica):

Uso interno

Efectos como sedante y ansiolítica: Las infusiones preparadas con flores de manzanilla son ideales para aliviar situaciones de estrés, ansiedad o nerviosismo. Funciona como un ansiolítico suave que actúa sobre el sistema nervioso central, para ayudar a tratar manifestaciones psicológicas y somáticas provocadas por depresiones u otras enfermedades nerviosas. Por otro lado si padeces de insomnio y necesitas una noche de sueño reparador, también puedes prepararte una deliciosa infusión de manzanilla.

Efectos como digestiva, antiespasmódica y carminativa: Las infusiones de manzanilla también resultan muy digestivas cuando se ingieren después de las comidas, sobre todo para aquellas personas que padecen de digestiones lentas o pesadas. Sus propiedades antiespasmódicas y carminativas ayudan a evitar problemas como los espasmos musculares durante la digestión y la producción excesiva de gases intestinales. De igual forma ayuda a las mujeres a sobrellevar los molestos dolores menstruales.

Efectos sobre el tracto gastrointestinal: La manzanilla ejerce una función protectora del tracto gastrointestinal, permitiendo que este realice sus principales funciones (ingestión, digestión y excreción) de manera óptima. Su ingesta también ayuda a aliviar algunos trastornos digestivos como los cólicos, úlceras estomacales o la diverticulitis.

Efectos como colagogo y colerético: Además de funcionar como purgante intestinal, la manzanilla infusionada activa la producción de bilis y ayuda a expulsar la que se encuentra estancada en la vesícula biliar. También ayuda a la recuperación de pacientes que se han sometido a cirugías relacionadas con el tracto gastrointestinal o el sistema hepato-bilio-pancreático.

Te puede interesar:  La arenaria, una planta para los riñones

Efectos como diurético: La manzanilla funciona como un diurético suave, ayudando al organismo a expulsar agua y electrolitos mediante la orina. Su ingesta es recomendada en personas que padezcan de retención de líquidos o sobrepeso. Este efecto depurador es también muy útil para excretar sustancias de desecho como el ácido úrico, cuando se encuentra en niveles muy altos en el organismo.

Efectos como hipocolesteromiante: La manzanilla también ayuda a controlar los niveles de colesterol en la sangre de forma natural y segura.

Uso externo

Para el uso externo de la manzanilla generalmente se realiza una infusión y se aplica mediante fomentos o compresas en la zona que se desea aliviar. También se preparan baños de manzanilla para tratar zonas más amplias o para utilizar a modo de baño terapéutico contra trastornos nerviosos como el estrés o la depresión.

Efectos como antinflamatoria y antiséptica: Los beneficios de la manzanilla para los problemas de la piel son amplísimos, gracias a la presencia de sustancias que le confieren propiedades antinflamatorias y antisépticas. En este sentido podemos utilizarla en el cuidado de heridas superficiales, granos, cortaduras, quemaduras, ampollas, rash cutáneo, dermatitis, orzuelos, etc. Las propiedades antisépticas reducen la posibilidad de sufrir infecciones o sepsis en estas zonas dañadas.

Colirio para los ojos: La mucosa ocular también se puede beneficiar de los componentes antinflamatorios, antisépticos y humectantes presentes en la manzanilla. Cuando existen problemas en la vista relacionados fundamentalmente con ojeras, orzuelos, ojos cansados, conjuntivitis infecciosa, etc.,  se suele preparar una infusión de flores secas destinada a su instilación en el ojo

Higiene bucal: Las sustancias antimicrobianas que están presentes en la manzanilla y sus propiedades aromáticas, la convierten en una planta ideal para el cuidado de la higiene bucal. Con manzanilla se preparan enjuagues bucales que suelen ser bastante efectivos para evitar las infecciones en la boca o mantener a raya enfermedades bacterianas como la gingivitis.

Te puede interesar:  La albahaca, una planta medicinal sagrada

Remedio contra dolores musculares: Un buen masaje con un aceite de manzanilla puede aliviar casi cualquier tipo de dolor muscular. Se recomienda fundamentalmente en dolores de espalda, de las articulaciones, de los pies y del nervio ciático.


  •  
  •  
  •  
  •