El laurel y su uso medicinal

  •  
  •  
  •  
  •  

Las propiedades del laurel no se limitan solamente al mundo gastronómico donde es un condimento muy valorado, también en la medicina herborista se ha ganado un merecido puesto como una planta medicinal con muchas propiedades curativas.

Planta de laurel

La planta de laurel, perteneciente a la familia de las lauráceas, es originaria de la zona del Mediterráneo, razón por la cual su uso culinario es más popular en la gastronomía europea, en la elaboración de caldos y fondos. La Roma Clásica ya apreciaba las virtudes del laurel y lo utilizaban como una connotación simbólica de la gloria y el poder que ostentaban los emperadores romanos de la época.

El laurel común en un árbol perenne que puede alcanzar hasta 10 metros de altura. El tronco del árbol es recto y posee una corteza de color grisáceo. Las hojas son lanceoladas con bordes ligeramente ondulados y poseen un aroma característico. Los frutos se presentan en forma de bayas ovoides, las cuales se tornan de un color negruzco cuando están maduras.

Es una planta de muy lento crecimiento, lo que retarda bastante su cultivo. Asociada a esta característica existe un dicho popular: «El que planta un laurel nunca lo verá crecer».

Planta de laurel

Principio activo del laurel

Las virtudes medicinales del laurel se deben mayormente a los principios activos que se encuentran contenidos en sus hojas, como el cineol, el eugenol, los taninos, aceites esenciales, ácidos orgánicos, minerales como el potasio, el magnesio, el calcio, y otros compuestos bactericidas.

Las bayas del laurel, aunque son menos utilizadas en la medicina tradicional, también tienen propiedades medicinales que pueden ser explotadas en la creación de remedios.

Te puede interesar:  ¿Para qué sirve la hierbabuena?

A pesar de sus beneficios las hojas de laurel no deben ser ingeridas en exceso porque pueden resultar tóxicas para el organismo.

Propiedades medicinales del laurel

Las propiedades medicinales del laurel varían en dependencia de si se utiliza de forma interna (mediante la ingesta) o externa (aplicado directamente sobre la piel).

Escabiosis y pediculosis: El laurel macerado y aplicado en zonas localizadas de la piel es muy beneficioso para combatir al parásito Sarcoptes scabiei, responsable de causar la escabiosis o sarna. Su aplicación en el cuero cabelludo también puede ayudar a tratar la caspa y la pediculosis.

Heridas, golpes y cortes en la piel: Los aceites esenciales que se obtienen del laurel pueden ayudar a sanar más rápidamente las heridas leves, así como los golpes o cortadas, si se aplican directamente en la zona afectada. Las propiedades antisépticas que posee el laurel previenen que las heridas se infesten.

Antinflamatorio: La aplicación externa de laurel también puede aliviar los síntomas derivados de las hemorroides y otros tipos de inflamaciones en la piel como las provocadas por la artritis.

Tónico natural para el estómago: El consumo del laurel en hoja contribuye a una buena ingesta de los alimentos que acompaña, sirviendo de esta manera como un tónico natural para el estómago. También se pueden macerar las bayas en forma de vino y utilizar como digestivo. Los beneficios para el aparato digestivo también incluyen el incremento del apetito, la disminución de los gases en el tubo digestivo y el alivio del ardor de estómago.

Retención de líquidos: Infusionadas las hojas de laurel pueden ayudar a eliminar líquidos del cuerpo, evitando la retención de líquidos o edemas.

Te puede interesar:  La arenaria, una planta para los riñones

Antiparasitario para animales: De los frutos se obtiene una untura que es muy efectiva para el tratamiento de los parásitos en animales.


  •  
  •  
  •  
  •