La tortuga angonoka, animales en peligro de extinción

  •  
  •  
  •  
  •  

La tortuga angonoka es considerada una de las especie más raras del mundo debido a sus características anatómicas y solo es posible encontrarla en la Isla de Madagascar, lugar de donde es endémica. Actualmente se encuentra en peligro crítico de extinción en su hábitat natural, por lo que ha aumentado la exoticidad de la especie. Conoce más sobre la fauna de Madagascar y en especial de esta especie tan peculiar de tortuga.

Características de la tortuga

Tortuga angonoka

Tortuga angonoka

La tortuga angonoka (Astrochelys yniphora)  es de tipo de terrestre y pertenece a la familia de las Testudinidae, donde se agrupan las especies de tortugas que retraen su cabeza dentro del caparazón.

El nombre común de angonaka proviene de la lengua nativa de Madagascar: el malgache. También se conoce esta especie de tortuga como “reja de arado” debido a la estructura que forma la parte ventral de su caparazón, el cual sobresale por entre sus patas anteriores y se curva hacia el cuello, simulando a un arado. Esta anatomía tan particular también cumple una función para la especie y es servir de herramienta para la lucha entre los congéneres por conseguir pareja.

El caparazón de la tortuga angonoka determina su identidad como especie, es prominente y se curva hacia el cuello. Mide unos 35 centímetros por media y tiene una forma bastante abombada, que llega a ser casi semiesférica. Su concha tiene un diseño de color marrón claro muy vistoso, donde destacan anillos de crecimiento en cada escudo marginal. Con los años el caparazón se vuelve más oscuro y predecible, por lo que el ejemplar pierde vistosidad.

Te puede interesar:  Extinción de las especies

Tanto las extremidades como la cola siguen el mismo patrón de tonos amarillentos amarronados. La mandíbula tiene una forma picuda y las piernas se encuentran recubiertas de escamas.

En la especie se da un dimorfismo sexual. Los machos tienen mayor envergadura y peso que las hembras, con un escudo gular también más prominente. Los machos pueden medir entre 36 y 48 cm de largo, con un peso que se encuentra entre los 7 y 19 kg, mientras que las hembras pueden alcanzar de 30 a 42 cm de longitud, con un peso que oscila entre 5 y 12 kg. Como otras diferencias en la fisionomía externa se encuentra también el tamaño y el largo de la cola, además de la forma del plastrón que es plano en las hembras y cóncavo en los machos.

Distribución geográfica de la tortuga angonoka

La tortuga angonoka es endémica de la fauna de Madagascar, específicamente de la región noroeste de la Isla, próxima a la bahía de Baly. Solo es posible encontrarla en libertad en este ecosistema, aunque en otros países existen algunos ejemplares en cautiverio.

Hábitat natural de la tortuga angonoka

El hábitat natural de esta especie de tortuga terrestre son los bosques de bambú, así como también los llanos costeros con abundante vegetación y arbustos. Los incendios forestales han sido responsables de la destrucción y fragmentación de la mayor parte de su hábitat natural, lo que ha diezmado considerablemente la población de tortugas angonoka en la isla, mientras que las sobrevivientes se han visto obligadas a buscar refugio en otros lugares. Actualmente el mayor número de su población se encuentra en cautiverio para la conservación de la especie.

Te puede interesar:  El oso polar, un superdepredador depredado

Alimentación de la tortuga angonoka

Dentro de la dieta básica de esta tortuga terrestre se encuentran las especies de gramíneas (trigo, arroz, maíz, caña de azúcar, etc.). Además tienen preferencia por las plantas de tipo herbáceo que se encuentran en campos abiertos, aunque ocasionalmente pueden consumir carroña de animales.

Reproducción de la tortuga angonoka

Las tortugas de angonoka por regla general no pueden reproducirse hasta que alcanzan los 15 años de edad, aunque a veces puede tardar un poco más. Una vez que han logrado la madurez sexual, el ciclo reproductivo de esta especie posibilita que las hembras pongan varias nidadas por temporada (una puesta generalmente consta de 1 a 6 huevos). La temporada de reproducción se extiende entre los meses de enero y mayo. Los huevos eclosionan generalmente en el mes de noviembre producto de las precipitaciones y las crías son totalmente independientes al momento que emergen.


  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *