La cereza, una fruta depurativa y antioxidante

  •  
  •  
  •  
  •  

El color rojizo-morado tan llamativo de las cerezas no solo le aporta a estos frutos su vistosidad, sino también propiedades depurativas de importancia para el cuerpo. La abundancia de antocianinas que caracterizan a esta planta determina su color y sus propiedades terapéuticas, las cuales la convierten en la fruta depurativa por excelencia. Pero los beneficios de incluir la cereza en nuestra dieta diaria no se limitan solamente a la eliminación de toxinas y líquidos del cuerpo, sino que abarcan muchas otras propiedades curativas. Si quieres conocer más sobre las enfermedades que puede ayudar a tratar o prevenir las cerezas, en este artículo encontrarás todo lo que andas buscando.

La planta de cereza

Las cerezas o guindas son el fruto carnoso de diferentes árboles del género Prunus, que comúnmente también se conoce por el nombre de cerezo. Las especies de cerezo comercialmente más explotadas son el Prunus cerasus (cereza acida) y el Prunus avium (cereza dulce).

Las características de color y sabor de las cerezas varían de especie a especie. Usualmente podemos encontrar variedades de cerezas con frutos de color rojo claro, rojo intenso, púrpura, verde, amarillo o negro. Asimismo el sabor de la pulpa puede alternar entre un ácido medio agrio hasta un dulce suculento. Generalmente las cerezas que poseen tonalidades más oscuras son también las más dulces, y las que poseen mayor número de antocianinas.

Es realmente curioso de las cerezas que el valor nutricional de las frutas secas es casi tan elevado como el de las frescas, algo que raramente ocurre así. A continuación veamos los nutrientes y principios activos que posee esta saludable fruta.

Cerezas

Cerezas

Componentes y valor nutricional de la cereza

Las cerezas son frutos de bajo valor calórico, tan solo 100 gramos de frutas aportan 60 Kcalorías, lo que las hace ideales para un régimen de adelgazamiento. Su composición es mayormente de agua (alrededor de 85% del fruto), con muy poco contenido de grasas saturadas y un poco más de proteína vegetal e hidratos de carbono.

Te puede interesar:  El comino y su versatilidad como remedio natural

En cuanto al aporte vitamínico y de minerales hay que destacar la presencia de altos niveles de vitamina A, B, C, E, K y P, así como oligoelementos como el calcio, el hierro, el potasio, el magnesio y el azufre.

Las cerezas también poseen β-caroteno de origen natural, en proporciones superiores a las de los arándanos y fresas aunque la reputación de estos sea mayor.

Los flavonoides son también muy abundantes en estos frutos, en especial las antocianinas, las cuales combinadas con el ácido ascórbico y los aminoácidos, son capaces de frenar la acción de los radicales libres en el cuerpo muy eficazmente. Las cerezas también tienen altos porcentajes de otros conocidos antioxidantes como la melatonina y la quercetina.

Beneficios medicinales de las cerezas

Las propiedades medicinales de la cereza no son tan populares como las de otros frutos y especies vegetales, sin embargo es uno de los mejores depuradores y antioxidantes que existen (contiene alrededor de 20 antioxidantes en su composición). Su valor nutricional también la sitúa en un lugar privilegiado en las dietas habituales de vegetarianos y veganos.

Antioxidante: Las antocianinas presentes en las cerezas ejercen una poderosa protección contra las reacciones de oxidación celular en el cuerpo. Estas propiedades antioxidantes de la fruta ayudan a prevenir enfermedades degenerativas como el Alzheimer, el cáncer o la artritis.

Depurativa: Las cerezas tienen una acción depurativa sobre el cuerpo que no es capaz de igualar ninguna otra fruta. Son capaces de depurar el organismo completamente, eliminando toxinas, grasas corporales y ayudando a reducir los niveles de ácido úrico y urea. Las cerezas por su acción depurativa también pueden utilizarse como un recurso para bajar de peso de manera rápida y saludable. En este sentido también pueden ayudar a combatir la aparición de celulitis.

Te puede interesar:  Conoce los beneficios medicinales de la bardana

Anti–envejecimiento: Las cerezas ayudan a prevenir el envejecimiento del cuerpo, gracias a la neutralización de los radicales libres que dañan las células de la piel. Además de ayudarnos a mantener una piel más joven, libre de arrugas y flacidez, las cerezas también nos protegen de las enfermedades cardiovasculares que aparecen comúnmente con los cambios fisiológicos que traen la acción del tiempo sobre el cuerpo.

Eliminación de líquidos: Las propiedades diuréticas de la cereza están determinadas fundamentalmente por los altos niveles de potasio que posee. La presencia de este mineral en su composición, unido a la carencia de sodio de la fruta, la convierten en una opción ideal para ayudar al cuerpo a eliminar líquidos. Su propiedad diurética también se puede utilizar para ayudar a prevenir o expulsar los cálculos de la vesícula y el riñón.

Sistema óseo y anemia: La riqueza de minerales de las cerezas, en especie de hierro, calcio y zinc, es muy favorable para el fortalecimiento óseo. La deficiencia de hierro que caracteriza la anemia ferropénica también puede ser tratada con una dieta rica en cerezas.

Regulación del sueño: Las cerezas contienen altos niveles de melatotina, una hormona que ayuda a relajarnos y a regular el ciclo diario del sueño.


  •  
  •  
  •  
  •