Kéfir de agua

  •  
  •  
  •  
  •  

El kéfir de agua es una excelente opción para aquellas personas que deseen consumir una excelente bebida probiótica, pero posean una mala absorción de la lactosa o lleven una estricta dieta vegetariana. A diferencia de otros productos similares, el kéfir de agua no es lacto-fermentado, sino que se consigue luego de un proceso de fermentación de las semillas de kéfir, utilizando como medio el agua.

Las bondades de este probiótico son prácticamente las mismas que las del kéfir de leche (aunque este sea un poco más popular), ya que el abanico de bacterias y enzimas de alto valor que albergan ambos productos es el mismo. Basta con unos gránulos de kéfir, un poco de agua mineral, una rodaja de limón, azúcar y algunos frutos secos, para obtener uno de los probióticos más demandados del momento. Al gusto se siente como una sabrosa limonada gaseada, ideal para el consumo tanto de adultos como de niños. A continuación te contamos todo lo que necesitas saber sobre el tema en cuestión.

De dónde proviene el kéfir de agua

El kéfir de agua es también conocido bajo la denominación de tibicos, hongos del Tíbet o búlgaros de agua. Al igual que el kéfir de leche utiliza como base de su preparación los gránulos o nódulos de kéfir, los cuales son originarios de la región del Cáucaso. Estos gránulos son de color blanquecino o amarillento claro, muy parecidos en aspecto a la planta de coliflor. Al tacto resultan suaves y con una textura un poco gelatinosa.

Kéfir de aguaLa mezcla de bacterias, levaduras, lípidos y proteínas que poseen los gránulos de kéfir, forman un ecosistema microbiano muy equilibrado. Generalmente están presentes Lactobacilos, Estreptococos, Pediococos y Leuconostoc, así como levaduras tales como Saccharomyces y Candida, de lo cual resulta una mezcla que es la responsable de las principales bondades del kéfir.

Te puede interesar:  El sen, un laxante con efectos peligrosos

Como el kéfir de agua no requiere de lactosa, es necesario incorporar un poco de azúcar para desencadenar el proceso de fermentación y producir ácido láctico, etanol y dióxido de carbono. El resultado de su fermentación es una bebida carbonatada muy agradable y saludable.

Aunque en los supermercados venden una versión comercial de esta bebida probiótica, el verdadero kéfir de agua necesita una elaboración artesanal y su sabor es muy superior a cualquier otro que hayas probado. Solo si lo preparas en casa podrás disfrutar de los verdaderos beneficios que ofrecen los microorganismos vivos que se adicionan luego del proceso de fermentación de la bebida.

Cómo se elabora el kéfir de agua

Para la preparación necesitas obtener los gránulos de kéfir de agua, los cuales son el componente principal de este producto. Puedes dirigirte al herbolario más cercano (también puede ser una tienda naturista) o pedirle a alguien cercano que tenga este probiótico en su casa que te regale una parte para preparar la bebida. En la web también se pueden encontrar varios foros de personas amantes del kéfir que lo cultivan y realizan intercambios gratuitos.

También se necesita azúcar integral (se puede utilizar azúcar blanca pero es menos recomendable por su refinamiento), un trozo de alguna fruta cítrica (naranja, mandarina, limón, pomelo, etc.), algunos frutos secos (dátiles, uvas pasas, ciruelas, higos, etc.) para añadir algunos nutrientes extra y 1 litro de agua mineral preferentemente.

Todos los ingredientes se mezclan dentro de un recipiente de vidrio, tapado con un paño para facilitar la transpiración. Se deja la preparación en algún lugar inmóvil a temperatura ambiente, y pasadas de 48 a 72 horas, estará bien fermentado el kéfir y listo para disfrutar. Los nódulos son reutilizables y pueden ser conservados en un pomo con agua y azúcar hasta la próxima vez que se quiera preparar la bebida.

Te puede interesar:  La Melisa y sus propiedades calmantes

Cuáles son las propiedades del kéfir de agua

El kéfir de agua es un probiótico muy natural e inocuo al contar con el agua como base de la preparación. Las propiedades y beneficios que se le atribuyen son numerosas, y las contraindicaciones muy pocas. La ausencia de lactosa lo convierten en una bebida ideal para ser incluida en la dieta de vegetarianos, veganos, intolerantes a la lactosa y celíacos.

Como se utiliza comúnmente es como una gaseosa refrescante y energizante al mismo tiempo, pero su composición de bacterias y enzimas tiene un valor muchísimo más amplio:

  • Ayuda a regenerar la flora intestinal: Al igual que el resto de los alimentos probióticos, el kéfir de agua ejerce importantes efectos fisiológicos sobre la mucosa intestinal, ayudando a la regeneración de la flora.
  • Tratamiento de las flatulencias: Ayuda a la eliminación de gases intestinales originados por la fermentación bacteriana. También ayuda a acelerar el proceso digestivo en personas con digestiones lentas.
  • Refuerza el sistema inmunológico: Cuando se consume regularme ayuda a potenciar el sistema inmunológico, ayudando a controlar los agentes patógenos y a revitalizar los tejidos dañados del huésped.
  • Estreñimiento: Cuando se deja solo 24 horas en fermentación en lugar de las 48 a 72 horas recomendadas, funciona como un poderoso laxante, muy útil para las personas que padecen de estreñimiento frecuente.
  • Ayuda a controlar el peso: Para el aparato digestivo también tiene un efecto depurativo y diurético. Por supuesto el consumo del kéfir de agua debe combinarse con una dieta equilibrada y sana.
  • Afecciones de la piel: El kéfir de agua ayuda a eliminar toxinas y grasas del organismo, es por eso que es altamente recomendado su consumo en personas que poseen problemas dermatológicos como el acné, dermatitis, espinillas e irritaciones. Con su ingesta de forma regular notarás una mejora en la piel y el cabello.

  •  
  •  
  •  
  •