El jengibre y su uso como remedio natural

  •  
  •  
  •  
  •  

Ciertamente el jengibre le aporta un sabor característico a cualquier receta donde se utilice, pero más allá de su uso gastronómico hay un sinnúmero de remedios naturales donde también se pueden explotar sus propiedades terapéuticas. Como digestivo, tónico estomacal, para la circulación, la gripe o el dolor de muelas, este tubérculo ha encontrado su lugar en la fitoterapia desde hace siglos. Conoce cuáles son los remedios con jengibre más populares y para qué se utilizan, en nuestro artículo de hoy.

La planta de jengibre

El jengibre, de origen asiático, es conocido también por el nombre binomial de Zingiber officinale. Esta planta perenne apenas puede superar los 2 metros de altura, siendo lo más destacable de su morfología su tallo subterráneo horizontal en forma de rizoma, del que se obtienen la mayor parte de sus principios activos. Las hojas tienen formas lanceoladas y la inflorescencia se presenta en espigas, de color blanquecinas.

Existen numerosas especies de jengibre diseminadas por el mundo, pero los principales productores de esta planta medicinal son en primer lugar Jamaica, luego le siguen China, India, Nepal, Tailandia, Filipinas y Australia. Hay una especie natural de Norteamérica con la que hay que tener cuidado porque es llamada jengibre silvestre por su aroma similar, pero a diferencia del verdadero jengibre en su composición se encuentra un agente que es nefrotóxico y carcinogénico.

El aroma y el sabor picante característico son los que han hecho triunfar al jengibre en la cocina asiática e internacional. Como ocurre con otros tipos de tubérculos, los rizomas tiernos son más carnosos y jugosos, por lo que son más apreciados para la cocina y la preparación de remedios naturales que los maduros.

Raíz de jengibre

Raíz de jengibre

Componentes del jengibre

Como ya mencionábamos en el rizoma de la planta es donde se acumulan la mayor parte de sus nutrientes y principios activos.

Te puede interesar:  La utilización terapéutica de la grama

Esta raíz modificada está formada por un 50% de carbohidratos. Además contiene fibra vegetal, aminoácidos (arginina, lisina, metionina, asparagina, histidina, glutamínico, etc.), flavonoides, aceites esenciales (curcumeno, beta-bisolobeno, limoneno, canfeno, citronelal, zingiberol, etc.), ácido oxálico y curcumina.

De las vitaminas encontramos la niacina (B3) y el ácido ascórbico(C). Mientras que la presencia de minerales es más abundante, con buenas dosis de boro, cromo, aluminio, fósforo, magnesio, silicio, cobalto y zinc.

Como otros componentes activos del jengibre se encuentran los gingeroles y shogaoles. Estas sustancias químicas le aportan el sabor picante al rizoma y muchas de sus propiedades medicinales, cuando es secado o cocido.

Beneficios medicinales del jengibre

El jengibre es un tubérculo que se ha vuelto mundialmente conocido por su uso culinario, pero su uso terapéutico es igual de amplio. La decocción del rizoma de jengibre se puede utilizar tanto internamente como externamente, para contrarrestar un gran número de afecciones y patologías comunes. Veamos las principales:

Digestivo natural: El jengibre actúa directamente sobre el páncreas, estimulando la segregación de enzimas digestivas que luego pasan al intestino delgado y colaboran en el proceso digestivo y de absorción de los alimentos. Además esta raíz puede estimular la producción de las glándulas salivales en la cavidad bucal, las cuales tienen la función de facilitar el proceso de deglución.

Náuseas y vómitos: Dentro de los usos terapéuticos más populares del jengibre se encuentra el tratamiento del malestar de estómago conocido comúnmente como náuseas. En cualquiera de sus presentaciones es considerado un antivomitivo muy efectivo. Se encuentra avalado por investigaciones médicas que han demostrado sus efectos en mujeres embarazadas y personas que se marean por cinetosis (movimiento de algún medio de transporte). Por otro lado su acción como antiemético (impide el vómito) también es utilizada en pacientes con tratamientos de quimioterapia para combatir el cáncer.

Te puede interesar:  El ajo, un remedio milenario

Equilibrio de la microbiota intestinal: El jengibre no solo ayuda a prevenir problemas estomacales comunes, sino que también ayuda a proteger la flora intestinal de las alteraciones que puede sufrir por la acción de bacterias infecciosas. El consumo regular de jengibre promueve la proliferación de una flora intestinal saludable. De igual manera su acción antibacterial combate la putrefacción intestinal y sus síntomas asociados (flatulencias e hinchazón).

Gastritis o úlceras estomacales: Afecciones digestivas como la gastritis erosiva o las úlceras estomacales, también pueden ser tratadas eficazmente con el consumo de jengibre. En este ámbito la planta actúa como un antiácido, alcalinizando el estómago y neutralizando el exceso de jugos gástricos, lo que reduce a su vez la acidez estomacal.

Antinflamatorio y analgésico: El jengibre es también un poderoso antinflamatorio y analgésico, por lo que se utiliza externamente para el tratamiento de enfermedades que se manifiestan con inflamación y dolor (por ejemplo la artritis).

Enfermedades cardiovasculares: El sistema cardiovascular es otro de los grandes beneficiados de una dieta con jengibre. Sus efectos en este aparato promueven una buena circulación sanguínea, evitando trombos en las arterias y disminuyendo los niveles de colesterol en sangre. Además se pueden prevenir enfermedades que dañan el músculo cardíaco como son las anginas de pecho, la trombosis, los coágulos o el infarto agudo de miocardio.

Estados catarrales o gripes: Los síntomas que acompañan comúnmente a una gripe o constipado, pueden ser mitigados con una infusión de jengibre caliente. En este sentido puede aliviar un estado febril leve, dolores en las articulaciones, congestión nasal y en el pecho, entre otros síntomas. Si se combina la infusión de jengibre caliente con limón y una cucharadita de miel, la mejoría se notará de inmediato.

Te puede interesar:  El comino y su versatilidad como remedio natural

Dolor de muelas: Un remedio natural muy simple transmitido de generación en generación, es el de masticar una rodaja de jengibre para tratar el dolor de muela. Menos utilizado para aliviar este tipo de dolores, pero igualmente efectivo es aplicar tópicamente la propia infusión de jengibre.


  •  
  •  
  •  
  •