El ginseng, una planta con propiedades excepcionales

  •  
  •  
  •  
  •  

Desde hace siglos la cultura oriental venera el ginseng por ser considerada una planta con propiedades curativas excepcionales. Pero lo cierto es que esta especie todopoderosa ya no solo es reverenciada en los países asiáticos, sino que cada vez gana más adeptos en el mundo Occidental, los cuales se dejan seducir por sus beneficios fitoterapeúticos y dietéticos. Si quieres conocer más sobre el que es considerado el remedio natural más utilizado alrededor del mundo, sigue leyendo nuestro artículo de hoy.

La planta de ginseng

Bajo el nombre de ginseng se agrupan numerosas especies del género Panax y la familia Araliaceae. La especie que ha sido utilizada desde tiempos ancestrales, fundamentalmente por la cultura china es la llamada Panax ginseng. A esta planta también se le asocian los nombres comunes de ginseng coreano, ginseng chino o ginseng asiático, los cuales están determinados por su hábitat natural que se encuentra situado en la parte nordeste de China y Corea, y el este de Siberia.

La explotación intensiva a la que ha sido sometida la planta de ginseng, unido a su lento crecimiento, ha provocado que se encuentre prácticamente extinguida en su forma salvaje. Los cultivos de esta planta se realizan de forma controlada en pocos países, siendo los principales productores China, Corea, Japón, Estados Unidos, Canadá, Alemania y Bulgaria.

La planta de ginseng es de poca envergadura, con hojas divididas en lóbulos y flores color púrpura dispuestas en umbelas. Las raíces de la planta son gruesas y contienen los principales principios activos que se utilizan con fines terapéuticos, por lo que normalmente se recolectan y se secan para la fabricación de extractos, capsulas o tés. Mientras más viejo sea el ejemplar, más rico en principios activos se considera que es.

Raiz de ginseng

Raiz de ginseng

Componentes del ginseng

La pregunta no debería ser qué tiene el ginseng, sino qué no tiene. La verdad es que la composición química de la raíz de la planta es rica y balanceada a la vez, aunque la cantidad y calidad de las sustancias que posee el tubérculo puede variar con el cultivo y la técnica de secado que haya sido utilizada.

Te puede interesar:  Usos medicinales del perejil

Dentro de los minerales encontramos el cobre, el hierro, el cobalto, el cromo, el calcio, el magnesio, el manganeso, el potasio, el silicio, el selenio, el fósforo, el aluminio, el sodio y el zinc.

Las vitaminas no son escasas, sobre todo las del complejo B como la niacina (B3), la riboflavina (B2), la boitina (B7) y el ácido pantoténico (B5). También posee una buena cantidad de ácido ascórbico (C) y vitamina A.

También están presentes en la raíz aminoácidos, proteínas, glúcidos, taninos, β-carotenos, fitoesteroles, saponinas y ginsenósidos, entre otras muchas sustancias vegetales beneficiosas para la dieta humana.

Beneficios medicinales del ginseng

La lista de beneficios medicinales del ginseng parecen interminable, pero algunos han sido demostrados por la comunidad científica internacional mientras que otros solo son reconocidos por la tradición popular. Veamos cuáles son las contribuciones más importantes de esta planta a la salud humana:

Estimulante mental y físico: La acción adaptógena (solo se encuentra en unas pocas plantas) de la raíz de ginseng y sus nutrientes, proporcionan al cuerpo de una capacidad mental y física superior, que le ayuda a enfrentar situaciones que demanden un mayor esfuerzo. Es por esto que se recomienda el consumo de ginseng para tratar a pacientes que padecen de fatiga crónica o que se encuentran convalecientes recuperándose de alguna enfermedad devastadora. También algunos deportistas toman el té de ginseng a modo de estimulante, para incrementar su rendimiento en los entrenamientos y competencias deportivas. La gran ventaja que tiene el ginseng sobre otros estimulantes es que no trae consigo efectos secundarios adversos como la sobrexcitación. En el plano mental el ginseng puede ayudar a tratar cuadros de insomnio o estrés, y esto es gracias a su acción sobre el sistema nervioso, que estimula la producción de endorfina y bloquea otras hormonas negativas.

Te puede interesar:  ¿Para qué sirve la hierbabuena?

Estimulante del aprendizaje y la capacidad intelectual: Las propiedades vasodilatadoras del ginseng ayudan a estabilizar el riego sanguíneo hacia el cerebro, optimizando el funcionamiento de este órgano. Esto se traduce en un mejor rendimiento intelectual, que puede incluir un aumento de la memoria, de la capacidad de aprendizaje, análisis y comprensión de problemas.

Fortalece el sistema inmunitario: Diversos estudios han demostrado que el componente presente en la raíz del ginseng conocido como ginsenósido, es responsable de incrementar la producción de linfocitos, los cuales tienen a su cargo la regulación de la respuesta inmunitaria adaptativa del organismo. Esta aplicación resulta muy útil para personas de la tercera edad o enfermos que tengan su capacidad inmunológica deprimida. Asimismo el ginseng puede ayudar al cuerpo a combatir virus comunes como la gripe o catarros.

Antidiabético: La utilización del ginseng como antidiabético está determinada por su capacidad para regular la insulina en sangre. Esta aplicación medicinal ha sido estudiada en pacientes con diabetes tipo II, que demostraron una activación de la producción de insulina en el cuerpo con un tratamiento diario del tubérculo.

Impotencia masculina: El ginseng también puede ayudar a mejorar la relación de pareja en aquellos casos donde el hombre padece de eyaculación precoz o disfunción eréctil.


  •  
  •  
  •  
  •