La amapola: sus propiedades medicinales

  •  
  •  
  •  
  •  

En la naturaleza existen una cantidad inimaginable de plantas medicinales que se utilizan de forma comercial o terapéutica por el hombre. Algunas han recibido más honores que otras, pero de todas nos podemos beneficiar cuando conocemos a profundidad todas sus potencialidades. Hoy toca el turno de saber más acerca de las amapolas, un género de plantas que posee un gran número de especies descritas y unas propiedades medicinales muy interesantes.

Descripción de la planta de amapola

Como se mencionaba anteriormente el término amapolas se utiliza para describir comúnmente el género de plantas angiospermas pertenecientes a la familia Papaveraceae. No se conoce con exactitud su procedencia, pero en la actualidad se encuentran distribuidas en varias zonas del hemisferio norte (fundamentalmente Norteamérica, Europa y Asia).

La planta puede alcanzar una altura de un metro y medio aproximadamente, destacando de su anatomía las llamativas flores que la adornan y que alternan entre tonalidades rojizas, amarillas, naranjas, violetas y blanco.

Las amapolas se han convertido en símbolos de sueño y muerte debido a una de sus especies más conocidas: Papaver somniferum (la adormidera o amapola real). La popularidad se debe a que las cápsulas de esta especie de amapolas se utilizan en la fabricación del opio, del cual derivan drogas muy adictivas como la morfina y la heroína. Otros tipos de amapolas también tienen cualidades opiáceas, pero en menor medida que la adormidera. Solo esta especie se cultiva a gran escala en campos abiertos para la producción de medicinas esenciales como la morfina.

Flor de amapola

Componentes de las amapolas

Las propiedades medicinales de las amapolas se obtienen fundamentalmente de las flores y su fruto, el cual es una cápsula de color verde que contiene numerosas semillas. Tanto los pétalos de las flores, como la savia y los frutos, contienen numerosos alcaloides que le aportan a la planta unas propiedades sedantes y espasmolíticas muy valoradas.

Te puede interesar:  ¿Para qué sirve la hierbabuena?

La amapola también contiene un pequeño número de aceites esenciales y flavonoides, específicamente antocianinas, los cuales también le aportan propiedades antioxidantes a la planta.

Propiedades medicinales de las amapolas

Con las amapolas se hacen diferentes preparaciones, algunas en forma de infusión, otras veces se trituran hasta convertir sus pétalos en polvo o también se puede obtener un extracto fluido.

Las propiedades opiáceas le confieren a las amapolas mucha utilidad en el tratamiento de trastornos nerviosos frecuentes como la ansiedad, la angustia, la depresión y la tensión nerviosa. En el caso de las personas que tienen problemas para conciliar el sueño se puede preparar una infusión de amapolas para usar como un somnífero ligero. A diferencia de otros sedantes las infusiones de amapola no tienen contraindicaciones o efectos secundarios de importancia, si se ingieren en la dosis adecuada. Estos son los beneficios más conocidos de las amapolas, pero no los únicos que podemos obtener de esta planta desde el punto de vista medicinal.

También se puede utilizar en infusiones o jarabes para combatir la tos seca, los que además resultan muy buenos expectorantes en casos de congestión o bronquitis. Su acción antitusiva es muy provechosa cuando se poseen problemas respiratorios recurrentes o asma bronquial.

Los pétalos secos de amapolas bien triturados pueden esparcirse en el cuero cabelludo cuando se desea tratar la pediculosis de una forma natural.

Funciona bastante bien como antifebril, ayudando a disminuir la fiebre sin necesidad de ingerir fármacos.

Algunas especies de amapolas también son utilizadas como analgésicos para calmar dolores leves o moderados en músculos, huesos y dientes. Además pueden aliviar dolores asociados a quemaduras y heridas en la piel.


  •  
  •  
  •  
  •