La albahaca, una planta medicinal sagrada

  •  
  •  
  •  
  •  

Hoy en día las terapias naturales y los productos elaborados a base de plantas son muy valorados en la prevención o tratamiento de diversas enfermedades. Dentro de la amplia gama de plantas medicinales que se conocen, existe una en especial que además de la versatilidad de uso medicinal siempre se le ha asociado un significado espiritual importante. Estamos hablando de la albahaca, una planta aromática que se lleva cultivando desde hace varios miles de años y puedes tener al alcance de tu mano en tu huerto o jardín.

Descripción de la planta de albahaca

La albahaca o alhábega es una planta perenne documentada bajo el nombre científico de Ocimum basilicum. La etimología del nombre deriva del griego antiguo y significa “planta real o majestuosa”.

Característica mayormente de climas tropicales, se sitúa su origen en el continente asiático, posiblemente en la India o Irán. A pesar de su procedencia, esta planta medicinal con sus más de 60 variedades se encuentra distribuida por todo el mundo, siendo popular tanto en la gastronomía como en la medicina herborista. Una de las grandes ventaja de la albahaca es que no necesita condiciones especiales para su proliferación, con pocos cuidados puedes tenerla cultivada en tu huerto medicinal o en tu jardín, y beneficiarte de todas sus propiedades medicinales sin gastar un peso.

La morfología de la planta de albahaca es bastante común. Es una hierba de crecimiento bajo por lo que no suele medir más de 150 cm. Las hojas son de forma oval y color verde brillante, con un aroma que resulta fresco y fragante. Las flores nacen en espigas, y su color alterna entre el blanco y violeta.

Te puede interesar:  La menta: una planta refrescante y saludable

Su uso en la gastronomía es principalmente como aderezo por la similitud de su sabor con el del clavo de olor. En la cocina mediterránea se utiliza para condimentar sopas, salsas, ensaladas y guisos de carne.

Planta de albahaca

Significado de la albahaca

La albahaca es una planta mística que ha tenido históricamente significados muy contradictorios en diferentes culturas.

En la religión católica por ejemplo, se venera la planta de albahaca por los rumores que existen de que brotó en grandes cantidades alrededor de la tumba de Jesucristo, luego de su resurrección. También la Iglesia Ortodoxa le considera un símbolo de santidad y poder divino por las historias que afirman que fue su olor el que condujo a Santa Elena hasta la cruz donde fue crucificado Jesús.

En países del caribe donde se practican algunas religiones afroamericanas, la albahaca es utilizada en sesiones espiritistas por los médiums para alejar a las malas influencias espirituales o espíritus oscuros. En regiones de áfrica se considera que posee una toxicidad muy útil para hacer frente a los escorpiones. Mientras que existen leyendas de Europa accidental que aseguran que era enviada por el diablo o que para asegurar su prosperidad es necesario que la planta sea maldecida.

Componentes de la albahaca

Los beneficios medicinales de las diferentes variedades de albahaca se deben a constituyentes que se encuentran en su composición: flavonoides, antioxidantes, ácido oleanólico, rosmarínico y ursólico, β-cariofileno, carvacrol, eugenol, linalool, cineol, estragol, eugenol y taninos.

Esta combinación única de compontes activos le aporta a la planta propiedades de todo tipo, entre las principales: antiespasmódicas, digestivas, diuréticas, antisépticas, antinflamatorias, cicatrizantes y antidepresivas.

Te puede interesar:  Kéfir versus yogurt

Beneficios medicinales de la albahaca

Cuando consumimos una elaboración que contiene como ingrediente a la albahaca, no solo estamos disfrutando de su peculiaridad culinaria sino también de sus múltiples beneficios para el cuerpo. Estos beneficios medicinales se aplican a un gran número de órganos y sistemas de órganos, pero los principales beneficiados son el sistema digestivo y el nervioso.

Digestiva y antiespasmódica: Una infusión de hojas frescas de albahaca puede ayudar a disminuir la inapetencia, también puede ayudar a acelerar el proceso de digestión cuando se han ingerido alimentos pesados, a aliviar casos de gastritis, vómitos, hernias hiatales y otros problemas digestivos comunes. Su propiedad antiespasmódica también ayuda a reducir la generación de gases en el tubo digestivo.

Antidepresiva y relajante: La albahaca se utiliza como ansiolítica para calmar situaciones de depresión, insomnio, cansancio extremo o fatiga. A menudo se utilizan sus hojas en la preparación de baños relajantes.

Las hojas de la albahaca además de consumirse en una elaboración o en una infusión, se pueden aplicar de forma externa para contribuir a aliviar afecciones de la piel (acné y dermatitis seborreica) o de la cavidad bucal (llagas y halitosis).

Precauciones con la albahaca

Existen riesgos en el consumo excesivo de aceite de albahaca por los altos niveles de estragol que posee. Este compuesto orgánico natural está presente fundamentalmente en la albahaca y se le atribuyen efectos carcinogénicos y genotóxicos para las ratas, por lo que se debe consumir con precaución. No se conocen las dosis que pueden llegar a ser dañinas para el cuerpo humano ya que los estudios no han arrojado índices de toxicidad aguda por el momento. A pesar de esto se debe limitar el uso de la albahaca en embarazadas, lactantes o niños pequeños, por la acción que pudiera provocar a largo plazo.


  •  
  •  
  •  
  •